El topónimo Llombai proviene de una forma mozárabe procedente del latín “lumbariu”, derivado de “lumbu”, o sea “llom”, en el sentido “part superior de una porción de terra”. Las hallazgos al término Llombai confirman la presencia humana a los primeros tiempo de la Edad de los Metales. En cuevas y covachas cerca el camino de Dosaigües se han encontrado puntas de flecha de aleta, sílex con dorso rebajado, astillas y piedra hoguera, etc., fechadas entre el 2250-1500 a.d.C., al eneolítico, a caballo entre el uso de la piedra y el cocer.

Castillo de Alédua (siglo XII)
Restos del antiguo pueblo de Alèdua, deshabitado en 1609 a causa de la expulsión de los moriscos por orden de Felipe III. En la actualidad se puede contemplar la torre defensiva y parte de la muralla, así como el antiguo molino. Un ejemplo magnífico de una época y de un triste capítulo de la historia.
Iglesia y convento de la Santa Cruz de Llombai (siglo XVI)
Edificio fundado por san Francisco de Borgia, I marqués de Llombai y IV duque de Gandia en 1544. Fue antiguo convento de frailes dominicos hasta su exclaustración en 1835. Por él pasaron numerosas personalidades e intelectuales y a día de hoy se puede ver la iglesia de la Santa Cruz, la capilla de la Comunión (siglo XVIII), parte de los claustros, el campanario, el coro, la antigua bodega y la sacristía.
Ermita de San Antonio Abad (siglo XVII)
Edificio levantado sobre una ermita primitiva dedicada también a san Antonio y construido en 1681 por acuerdo del Consejo General del Pueblo. En ella también se encuentran capillas de los santos más populares y conocidos, así como una pequeña sacristía y un quemador para cirios. Al acceder a ella podemos observar las casitas del calvario y los azulejos cerámicos del vía crucis del siglo XVIII.
Torre del Reloj (siglo XVIII)
Torre situada en la plaza Mayor y anexa al edificio del ayuntamiento, construida en el siglo XVIII y dotada con maquinaria manual sobre una antigua torre medieval. En la base podemos encontrar una fuente que señala la llegada del agua potable al municipio en 1904.
Casco Antiguo
Bien conservado, todavía nos muestra la huella Medieval-Moderna.

A lo largo del recorrido por el pueblo tenemos ocasión de observar el exterior de diversos edificios (que son de propiedad privada) así como diferentes monumentos como pueden ser:
La Fonteta
Fuente renovada en 1977 que lleva el agua al pueblo desde el pozo de les Fontanelles y que abastecía a la parte alta del pueblo.
Fuente de la Plaza de la Cruz
Fuente construida en el siglo XX para abastecer de agua a una parte del pueblo, al mismo tiempo que engalanaba una de las principales plazas y para emular una leyenda de la Santa Cruz que, según la tradición, apareció en esa plaza en el siglo XVI.
Fuente de San Antonio
Fuente situada a los pies de la ermita que proviene de un nacimiento natural, en un bello lugar acondicionado para poder tener un sitio de meditación, recreativo, etc.
L’Arquet
Antigua construcción de época romana que tiene la función de conducir el agua desde el río hasta el pueblo. Situada en la partida de l’Arquet.
Assut de Llombai
Paraje habilitado con merenderos donde se puede disfrutar de un bello entorno natural en el cual podemos observar el antiguo castillo dels Alcalans (en el termino de Montserrat), así como la cueva Fumada y el río Magre.
Pozo de les Fontanelles
Nacimiento natural de un pozo con agua fresca situado en una zona recreativa habilitada con paelleros, mesas y bancos.
Pozo de Platero
Otro de los pozos del pueblo situado en una zona recreativa y que tiene este nombre en honor al poeta Juan Ramón Jiménez y su obra Platero y yo, visible en un retablo cerámico.
Retablo Cerámico
Retablo con los datos más importantes del municipio, situado en la entrada principal del pueblo.
Retablo Conmemorativo
Pieza cerámica que señala el lugar donde estaba situada la antigua iglesia de los Santos Juanes (edificada sobre la antigua mezquita), hoy desaparecida, y que tuvo gran importancia porque allí era donde se celebraban los consejos generales de la villa.